Aleteos personales

miércoles, noviembre 18, 2020

Teresa

 Llego a casa, a mi hogar, aparco y, al bajar del coche, sale Teresa de casa

- Ohh María del Mar, me dice

y de lejos se escucha al loro gritando greguerías.

Teresa en mis recuerdos de pequeña

enseñándome a poner semillas en bolsitas de plástico.

Teresa en la cuarentena en la azotea haciendo gimnasia y diciéndome

¡esa niña! que se va a caer del muro.

Con su voz ronca y cariñosa, siempre con un saludo sencillo y una gran sonrisa en la boca.

Teresa se fue como el viento

con la llegada del frío...


K

 

No hay comentarios: