Aleteos personales

domingo, diciembre 27, 2020

Tengo unos días de sueños amorfos,

de vidas paralelas

con tendencias suicidas

y pasiones desbordadas.

Tengo el cuerpo machacado

y de tanto que me llaman

y me piden

y me gritan de arriba a abajo

se me taponan los oídos como si fueran botellas vacías

en el fondo del mar.

Cuando no me acompaña el ritmo

y los deseos se me solapan,

como locos amantes desesperados,

me siento menos persona

en este mundo de soledades impuestas,

de guerras escondidas,

de muertes solitarias.

Tengo unos días en los que sueño mucho

y duermo doce horas,

para que mi cuerpo se sienta otra vez como mi mente

y mis versos vuelvan a su sitio

y me tumbe en la almohada a leer,

plante algunas semillas

y quiera volver a vivir.

Siento que estoy cansada

que el camino se me hace pesado

sin mis amigos

sin el café.

Todo está prohibido,

anclado,

estático,

permanente...

mientras sigue la vida

y siguen mis ganas

de ti.

K

No hay comentarios: